Mes: enero 2016

Problemas éticos de los trasplantes de cabeza / Ethical issues facing human head transplants

Los avances en las técnicas quirúrgicas pare realizar transplantes han abierto una nueva posibilidad: la realización de transplantes de cabeza. Algunos neurocirujanos consideran que el primer transplante se llevará a cabo a finales de 2017. Sin duda, esta nueva posibilidad plantea algunos problemas éticos que deben ser debatidos. Para empezar, conviene aclarar si en esos casos lo que se va a realizar es un transplante de cabeza o un transplante de cuerpo. Y a continuación abordar los diversos problemas morales que esto plantea.

Ese es el tema que aborda una reflexión publicada en The Neuroethics Blog, que comienza con estas interesantes reflexiones:

In a widely circulated Boston Globe editorial this summer, Steven Pinker told bioethicists to “get out of the way” of scientific progress. There is abundant human suffering in the world today, he said, and the last thing we need is a bunch of hand wringing to slow down efforts to attenuate or even eliminate it. The prospect of head transplantation, however, has the potential to make us all a bit more appreciative of our local bioethicists. Even if there were not any technical issues (of which, there are of courseplenty), coming to terms with the muddier personal and societal issues inherent in a procedure such as this could take quite a while. Nevertheless, Dr. Sergio Canavero is not planning to wait around and wants to perform a human head transplantation by the end of 2017. Are we ready?

Los-medios-no-son-los-fines

Los medios y los fines.

Seminario permanente: La toma de decisiones en el seno de organizaciones

 

En nuestro caso no pretendemos centrar el asunto en la resolución de cualquier tipo de problemas, sino sobre todo en un tipo de decisiones que tiene en cuenta la dimensión moral de los mismos.

En cierto sentido, toda decisión siempre implica una dimensión moral que puede

a) ser más o menos explícita

b) hacer referencia a un problema más o menos grave

Pongamos tres ejemplos

Decisión de fabricar un chip que, adaptado al motor de un coche, permite falsear los datos relacionados con la emisión de gases. Hay tres grupos que tienen que tomar la decisión: los fabricantes del programa informático (saben que permite hacer fraude); el equipo directivo de la Volkswagen (saben también que va a permitir hacer fraude; el equipo de ingenieros de Volkswagen que instala el software)

La instalación de cámaras de vídeo en el interior de un Instituto para vigilar el comportamiento de los estudiantes.

La elaboración del presupuesto anual de una organización no gubernamental

 

En principio, la dimensión moral de los problemas está vinculada a:

a) Las potenciales consecuencias beneficiosas o perjudiciales de la decisión para un conjunto de personas; las que participan directamente en el proceso de toma de decisiones y de ejecución de esas decisiones y las que van a recibir de manera directa o indirecta las consecuencias (son las cuestiones que tienen que ver con lograr una vida plena, o feliz)

b) La adecuación de todo el proceso a los códigos morales vigentes en la sociedad (son las que tienen que ver con los valores morales que nos imponen unos deberes en nuestra conducta y nos exigen respetar unos derechos basados en la dignidad de los personas.

 

Esa resolución exige tener en cuenta algunos aspectos fundamentales

Una conciencia clara respecto a los fines y los medios, siendo conscientes de que

No está clara la diferencia entre los fines y los medios, puesto que se establece un proceso de cierta circularidad
Tanto los fines como los medios deben mantener una coherencia entre ellos, así como una proporcionalidad
Tanto fines como medios están basados en los datos que nos proporciona la experiencia dentro del campo en el que nos movemos y en el ámbito más general de toda la historia humana
Una percepción clara del contexto en el que actuamos, que tenga en cuenta los diferentes elementos que lo configuran. Esto exige, al menos, prestar atención a dos factores

Condiciones reales del punto de partida: de qué disponemos y qué caracteriza a los diferentes elementos de la situación, sean personas humanas o condiciones materiales.
Cuáles son las relaciones entre las partes y el todo
Una clara imaginación moral que permita ofrecer diversas alternativas a los problemas, eludiendo, siempre que sea posible, de los dilemas excluyentes.
Una capacidad de pensamiento analógica, que haga posible tener en cuenta la experiencia anterior para analizar situaciones análogas a las que nos ocupa, de las que podríamos extraer sugerencias para abordar las nuevas situaciones
Una capacidad de prever las consecuencias, a medio y largo plazo, directas y colaterales.

Descarga el documento en formato PDF.

escuela verano acción educativa 2018

Resolviendo problemas: Hagamos lo que es justo

Ignacio García Pedraza – Félix García Moriyón (miembros Niaiá) Se trata de un curso, de 15 horas de duración, …

portada vol 1 (2)

¿Es la tecnología neutral?

Luis González Reyes, miembro de Ecologistas en Acción La neutralidad de la tecnología es uno de los imaginarios sociales …

diogene

¿Qué es el asesoramiento filosófico?

Lucía Sainz Benítez de Lugo. Asesora filosófica. Profesora de Filosofía para Niños Aunque es algo todavía desconocido …