Mes: septiembre 2016

¿Es ético el capitalismo español?

Antón Costas publicaba un interesante artículo con el título La salud moral del capitaismo español en el periódico El País, en su suplemento dominical sobre los negocios.

La tesis central que mantenía es que esa salud no es buena casi en ningún aspecto que se considere. Y lo que parece más graves es que tampoco hay un intento serio de arbitrar medidas que pongan coto a la situación. Una parte del problema es la forma de entender el modelo económico actual, en el que se concede prioridad absoluta a las leyes del mercado que maximizan la importancia de los beneficios monetarios que van a parar a manos de los accionistas o de los grandes gestores. Los conflictos que se pueden generar tienen a resolverese con un coste para alguie; es decir unas personas pierden para que otras puedan ganar. Eso guarda sin duda relación con el creciente incremento de desigualdades y el debilitamiento de la clase media.

Se trata de una interpretación tendenciosa de quienes fundaron la economía del mercado, sobre todo de Adam Smith, autor al que ya dedicamos un breve artículo hace unos meses, Adam Smith, moral y economía. Este autor efectivamente daba importancia a la obtención del beneficio, pero consideraba que las leyes del mercado debían estar regidas por la perspectiva de un observador imparcial que hiciera compatibles, como pueden serlo, los intereses de las partes implicadas en las relaciones mercantiles.

 

Resultado de imagen de la salud moral del capitalismo español

 

Una vez hecha esa sesgada interpretación de las leyes del mercado, se puede entender perfectamente que en nuestro país, a pesar de lo que decían Luis de Guindos o Soraya Sanz de Santamaría, se da ya por imposible recuperar el dinero entregado a los bancos en situación de quiebra o casi quiebra para salir de una crisis que sus propios dirigentes habían provocado movidos por la más desaforada codicia.

No es de extrañar, por tanto, que José Ángel Moreno Izquierdo, miembro de Economistas sin Fronteras a quien invitamos en Niaiá para impartir una exposición sobre la ética empresarial, diga que hablar de ética empresarial no deja de ser un oxímoron, o en el mejor de los casos, pura retórica

Citar: García Moriyón, Félix (2017). ¿És ético el capitalismo español?.Blog de Niaia. Consultado el 8/09/2016

Write a Comment

¿Hasta qué punto se pueden evitar los riesgos? Los límites del principio de precaución*

Blanca Rodríguez López. Universidad Complutense de Madrid

 

El Principio de Precaución (PP) es sin duda el más frecuentemente invocado cuando se trata de riesgos para el medioambiente y la salud humana y también el más influyente en la formulación de políticas y regulaciones en esos ámbitos.  Su origen convencional se sitúa en  Alemania,  en los años 70 del pasado siglo, en el contexto de la política medioambiental,  y actualmente se le invoca  en multitud de tratados, declaraciones y regulaciones. En Europa, aparece por primera vez en 1987  en la Conferencia para la Protección del Mar del Norte.

Es habitual justificar la invocación continua al PP aludiendo a la preocupación por el medio ambiente y la salud humana, bienes que el PP intenta proteger, en especial ante  el peligro que para estas suponen los avances tecnológicos del último siglo.  Tales avances han impulsado la generalización de la conciencia del impacto de nuestras acciones en el mundo que nos rodea y en los propios seres humanos. Y esta conciencia conduce a un mandato: tengamos cuidado.  Seamos precavidos. Evitemos los riesgos. El mandato  parece “de sentido común” porque utiliza un concepto, “precaución”, al que parece difícil no adherirse. En su uso cotidiano, el concepto de precaución tiene buena prensa. Más vale prevenir que lamentar. Se asimila a la prudencia, que es una virtud, y su contrario, la imprudencia, un defecto que puede acarrear graves consecuencias.

Al mismo tiempo, el PP resulta ser muy controvertido y plantea numerosas cuestiones. Una de ellas, por la que conviene empezar, es su propia falta de definición. Pese a aparecer en tantos textos y tratados, y pese a ser invocado de manera explícita en tantas ocasiones, el principio de precaución carece de una formulación única. Podría decirse que cada vez que aparece, la formulación que se le da es distinta. Ya en 1999, se identificaban más de diecinueve. Y esto no solo afecta a una variación sintáctica o terminológica  que pudiéramos calificar de superficial. Lejos de eso, las variaciones entre las distintas formulaciones son de calado. En esta conferencia, intentaremos clarificar este primer punto acudiendo al la clasificación más habitual, que distingue entre versiones “fuertes” y “débiles” del PP, para a continuación examinar los elementos comunes a todas las formulaciones.

Resultado de imagen de Principio de precaución

Aunque las versiones débiles no dejan de plantear algunos problemas de falta de definición, los defensores más activos y entusiastas del PP suelen adoptar la versión fuerte. En la segunda parte de la conferencia, analizaremos esta versión, así como los problemas que platea, tanto conceptuales como a nivel práctico. En concreto, la versión fuerte del PP es incapaz de guiar la acción, conduce a la inacción y/o propone medidas contradictorias. Nos centraremos en especial en la que parece ser su mayor fuente de atractivo y, al mismo tiempo, de problemas: la creencia de que es posible evitar por completo los riesgos. En este punto, analizaremos dos aspectos.

En primer lugar, veremos cómo tal creencia no deja de ser una ilusión, pues resulta imposible evitar todos los riesgos, y defenderemos que lo mejor que la prudencia puede hacer es elegir el menor de ellos. En segundo lugar, analizaremos cómo es posible que el PP en su versión fuerte se presente como una guía de acción factible y sea tenida como tal en muchas ocasiones y en multitud de contextos.  Para esto, acudiremos al trabajo de Cass Sunstein  que achaca esta apariencia ilusoria, que permite la fantasía de poder ponernos a salvo de todo riesgo, a la puesta en marcha, muchas veces intencionada, de determinados mecanismos cognitivos que estrechan nuestra visión de la realidad, haciéndonos enfocar solo una parte de la situación de riesgo.

* Resumen de la conferencia preparada para el Curso de Verano de la UAM: La resolución de problemas enfoque interdisciplinar.

Citar: Rodríguez López, Blanca (2016). ¿Hasta qué punto se pueden evitar los riesgos? Los límites del principio de precaución.Blog de Niaia. Consultado el 8/09/2016

¿Será posible crear seres superhumanos o transhumanos?

Un tema que está alcanzando cada vez más notoriedad es el de la posibilidad de lograr cambios importantes en los rasgos fundamentales que caracterizan a los seres humanos. El tema ya viene de hace un par de décadas y se conoce en general con variantes de una palabra: transhumano. Es decir, se habla de posibilidades de avancemos hacia unos seres humanos que estén dotados de cualidades excepcionales, elegidas a la carta, desaparición de algunas enfermedades importantes y control de otras que causan estragos y la posibilidad de alargar la vida humana de manera considerable, retrasando el envejecimiento.

En cierto sentido, no deja de responder a un intento que ha presidido la aventura humana desde sus orígenes. De mejora genética o eugenesia hablaba ya Platón, y se aplica a animales y plantes desde el neolítico; una novela de Huxley, más distópica que utópica, nos narra la manipulación genética en Un mundo feliz y la película Gattaca también nos ofrece una sociedad obsesionada con la perfección genética.

De prolongación de la vida también se habla desde tiempos inmemoriales, con la búsqueda de la fuente de la eterna juventud, de la que ya habló Heródoto al hablar de la fuente de los Macrobios, en Etiopía. Algunos cronistas afirman que el espectacular viaje de Ponce de León que le llevó a descubrir Florida fue animado por la búsqueda de esa fuente de la eterna juventud de la que hablaban los habitantes de algunos pueblos de América. En tiempos modernos, James Hilton introdujo en su novela, Horizontes perdidos el tópico de Shangri-La, un paraíso en la Tierra en el que se daban esas condiciones especiales.

Mitos antiguos y aspiraciones también antiguas, que han orientado una parte no despreciable de los esfuerzos tecnológicos y científicos de los seres humanos desde siempre. Y desde siempre ha suscitado importantes debates éticos intentando elaborar criterios que orientaran la toma de decisiones en temas tan complejos.

Quizá lo más novedoso es que los nuevos avances científicos y tecnológicos han ampliado notablemente la capacidad de convertir en realidad esos “mitos” antiguos. El último, o quizá ya el penúltimo, es un nuevo procedimiento para facilitar y mejorar notablemente la manipulación genética. Poco dice el nombre técnico CRISPR,  pero es mucho lo que hace posible

Foto: La enzima CRISPR, en verde y rojo, se une a una hebra doble de ADN, en púrpura y rojo, para así cortar la parte deseada.

 

escorpion y rana

El papel de las fábulas en la educación moral

Juan B. Campagne Aguilera. Profesor Educación Primaria. Miembro del equipo de Niaiá Existen pocos géneros literarios que …

Brown bear sow and cubs, Lake Clark National Park, Alaska, USA
A sow alerts her cubs to possible danger nearby.  She huffed and they instantly stood at attention. Sows are very wary of boars who will kill the cubs.  In this case, the rustling she heard was a river otter and its pups.

Salvaje de George Monbiot, una oda al salvajismo

  Luis González Reyes, miembro de Ecologistas en Acción Salvaje tiene varios aspectos que no comparto y sobre lo que …

escuela verano acción educativa 2018

Resolviendo problemas: Hagamos lo que es justo

Ignacio García Pedraza – Félix García Moriyón (miembros Niaiá) Se trata de un curso, de 15 horas de duración, …