Mes: enero 2017

criogenizacin_62819c3f

Criogenización: algunas reflexiones éticas

El estudio del caso concreto de la niña inglesa de 14 años que solicitó autorización para ser criogenizada, autorización que fue concedida por un juez inglés.

Para poder abordar la valoración moral de esta decisión, es fundamental precisar con cierta claridad los aspectos relevantes, sobre todo aquellos que están relacionados directamente con los procesos de criogenización. Aunque se utilizan con frecuencia tanto crionación como criogenización, más bien optamos por este segundo, en parte siguiendo la definición que es reconocida por el DRAE (criogenia). Wikipedia distingue entre criogenia y crionación.

En cierto sentido, la información básica disponible en estos momentos indica con toda claridad que la criogenización de seres humanos completos (en algunos casos solo de la cabeza), orientada a la posterior reanimación de la personas criogenizada es algo que está totalmente fuera del alcance de la técnica disponible, y no es posible prever cuando se va a lograr, incluso no está claro que se pueda lograr. Las empresas dedicadas a criogenizar personas lo dejan bien claro, pero alimentan la esperanza de sus clientes o de los familiares de sus clientes, promoviendo un optimismo tecnológico que confían sin desaliento en que todo será resuelto por los avances científico tecnológicos. Dada las aportaciones que estas empresas están haciendo a la investigación en el campo de la criogenización, podemos decir que en realidad las personas sometidas al proceso de criogenización están en realidad ofreciendo su cuerpo para el avance de la investigación científica. Lo peculiar en este caso es que no se recurre a personas social y económicamente vulnerables, sino que son personas de alto estatus económico las que se prestan a la investigación

cryonics Alcor

Lo anterior parece indicar que no hay aspectos morales en el caso concreto, si bien conviene recordar que sigue existiendo una valoración moral general sobre una propuesta que no goza de ningún apoyo científico contrastado y que invierte dinero que podría ser aplicado a otros campos más valiosos desde una perspectiva global

De las diferentes posibilidades de la criogenización algunas son moralmente más aceptables y sobre otras existen más dudas. En el caso en que se llegue a poseer la técnica necesaria para garantizar una perfecta reanimación, es más posible justificar moralmente la criogenización que pretende prolongar la vida de una persona que va a fallecer con mucho adelante a lo que es la longevidad promedio en estos momentos; ese sería el caso de la niña inglesa que no quería morir con 14 años, cuando la esperanza de vida de una mujer es superior a los ochenta años. Sería también moralmente aceptable cuando se aplicara a pacientes que necesitan un órgano para poder vivir, pero tienen que esperar a que esté disponible uno; estaríamos hablando de una criogenización, más bien de una criopreservación,  de unos meses, en cierto sentido análoga a los comas inducidos que ya se provocan en algunos casos. Algunas dudas, pero no muchas, plantea la criogenización para hacer posibles viajes interestelares. Y más dudas provoca esta técnica cuando está vinculada a pretensiones de una prolongación de la vida humana por un tiempo significativamente superior a la actual longevidad situada en unos 120 años. En este caso las implicaciones personales, sociales y culturales de la propuesta la convierten en más discutible. Entre otras cosas, no parece que sea una técnica universalizables, pues sería completamente insostenible.

Una importante dimensión moral de la criogenización es la exigencia de que debe ser realizada inmediatamente después de la muerte. En realidad, lo primero que conviene aclarar es que en realidad el proceso pone de manifiesto la delicada definición de lo que entendemos por muerte. En los protocolos habituales se habla sobre todo de paro cardiorrespiratorio, pero existe también la posibilidad de hablar de muerte cerebral y en los caso más complejos lo que termina primando es la muerte legal, es decir, la que es reconocida de forma fehaciente por un juez basado en el correspondiente dictamen médico.

Los enormes avances en técnicas de reanimación, las situaciones en las que la intervención terapéutica permite prolongar la vida con muy escasas esperanzas de recuperación, la necesidad de extraer los órganos para un trasplante…, son situaciones que han hecho relevante la distinción entre pre-mortem, peri-morten y post-mortem. Siendo esta última la situación en la que la recuperación o reanimación de la personas es totalmente imposible y el proceso de muerte es irreversible. La criogenización es posible precisamente en ese tiempo de difícil delimitación en el que se inicia el proceso de muerte, pero ninguno de los tejidos ha sido afectado de forma irreversible.  Por eso mismo, no se puede hablar de resurrección de la persona criogenizada, sino solo de reanimación. Esta indefinición de la muerte definitiva plantea nuevos problemas, puesto que abre la posibilidad de que se provoque el proceso del fallecimiento para poder iniciar el proceso de criogenización en condiciones óptimas para evitar daños irreversibles en los órganos, en especial claro está en el más complejo de todos que es el cerebro, que es también el más importante para la preservación de la identidad personal.

Todo lo anterior es un resumen personal del interesante diálogo mantenido en la sesión del Seminario Permanente del grupo Niaiá, mantenido el 23 de enero de 2017 sobre el tema de la criogenización. En la sesión pudimos contar con personas procedentes del campo de la bioquímica, el derecho, la economía, la historia y la filosofía.

Si desea citar esta entrada

García Moriyón, F.: Criogenización: algunas reflexiones éticas en Niaia, consultado el 12/01/2017 en http://wp.me/p86q9f-iF

cryonics-institute-up-600x400

Seminario Permanente de estudio de casos: La criogenizacion

Los avances tecnológicos están poniendo al alcance de los seres humanos muchas posibilidades que hasta ahora no eran siguiera imaginables. Una de ellas es la criogenización, técnica que puede ayudar a satisfacer, en cierto sentido, el deseo de supervivencia que tenemos los seres humanos. El asunto es claro: se trata de congelar a de manera rápida a una persona.

estudio-de-caso Criogenización

Los objetivos que se pretenden conseguir son variados. Uno de ellos es hacer posible viajes espaciales de enorme duración (Intergaláctica y Pasajeros son dos películas que abordan este tema).

Otro es bien distinto: conservar el cuerpo antes de que comiencen los procesos de descomposición del cadáver. Esta criogenización se tiene que hacer a personas recién fallecidas, y se puede plantear el deseo de provocar el fallecimiento para poder realizar a continuación la criogenización. De este modo, una persona enferma terminal, puede ser congelada hasta que se encuentra una cura para su enfermedad. Este es el caso de una niña inglesa que, con 14 años, solicitó que se hiciera eso con ella.

Es un tema que bien se merece que le dediquemos la próxima sesión del seminario permanente, el próximo día 24, martes, de 16:00 a 17:30, en la Sala de Juntas de la Facultad de Formación deñ profesorado

 

Toma de decisiones

Estudio del proceso de toma de decisiones para dilucidar trastornos neurológicos

Un reciente proyecto de financiado por la Unión Europea,  ACTSELECTCONTEXT (Action Selection under Contextual Uncertainty: the Role of Learning and Effective Connectivity in the Human Brain), finalizado en mayo de 2016, mantiene que ha «demostrado que tres importantes sustancias químicas implicadas en la señalización encefálica determinan el modo en que el cerebro gestiona la incertidumbre. La noradrenalina regula los cálculos sobre la inestabilidad del entorno, la acetilcolina ayuda a adaptarse a los cambios del entorno, y la dopamina incita a actuar conforme a lo que creemos frente a la incertidumbre.»

Toma de decisiones

 

Esta labor ha proporcionado conocimientos fundamentales sobre cómo el ser humano es capaz de tomar decisiones, con flexibilidad y eficacia, para poder dar así una mejor respuesta a un entorno cambiante. La noticia la ha difundido Madrid+D. Y el artículo ha sido publicado por la revista PlosBiology. Además de ampliar nuestro conocimiento sobre los procesos neuronales que  sustentan las actividades humanas, este descubrimiento puede aportar ideas valiosas para tratar, entre otras enfermedades, el parkinson, el ictus y la depresión.

Apocalipisi tecnológico

¿Qué puede aportar la tecnología a la sostenibilidad?

Félix García Moriyón. Grupo de Investigación Niaiá

En el Conversatorio de Otoño, celebrado el pasado 13 de diciembre, en la UAM, el grupo Niaiá invitó a Fernando Cembranos para que abordara los problemas que está planteando el desarrollo, casi exponencial, de las tecnologías. Su intervención formaba parte del trabajo del seminario permanente de este curso académico: El estudio de casos; cómo resolver problemas morales

Fernando Cembranos aceptó el reto y directamente lo dejo claro: la reflexión sobre las tecnologías es, sobre todo, una reflexión moral. Es decir, el desarrollo y uso de la tecnología exige que nos planteemos con rigor en qué clase de mundo queremos llegar a vivir, y eso incluye el mundo social, la biosfera y nosotros mismos. Se trata, por tanto, de problemas genuinamente morales y como tal deben ser afrontados y resueltos.

Lo primero que debemos tener claro, para analizar cualquier caso concreto que se nos presente, es el hecho de que afrontamos una crisis a corto y medio plazo de gran envergadura. No se trata solo del cambio climático, ni siquiera del agotamiento de los recursos, se trata de una crisis global que puede tener un costo enorme. Puede suceder que en unas pocas decenas de años, la población humana sobre la Tierra descienda más de la mitad, en un medio ambiente social, ecológico y económico muy desfavorable. No es extraño que algunos hablen de un “apocalipsis”. ¿Es una visión en exceso negativa? No lo ve así Fernando; más bien es lo que hay. Para afrontar un problema lo primero que hay que hacer es darse cuenta de que tenemos un problema y reconocer cuáles son los rasgos principales del problema.

Apocalipisi tecnológico

Dos son los ejes básicos para empezar a afrontar lo que ocurre. En primer lugar, acabar con un falso optimismo tecnológico. Son muchas las personas que creen que la tecnología podrá resolver cualquier problema; es cuestión de tiempo y de esfuerzo dedicado a la innovación tecnológica, lo que al final permitirá, por ejemplo, una energía inagotable y limpia, una mejora de la alimentación y la salud… Todo lo va a resolver la tecnología. Casi una religión, con sus dogmas y sus clérigos, los técnicos convertidos en tecnócratas o en expertos que asesoran a quienes controlan el poder.

El segundo eje es tomar conciencia de que la tecnología, tal y como se está desarrollando no solo no es parte de la solución sino que es parte del problema. Es decir, el desarrollo tecnológico está generando una sociedad que cada vez está más fuera del control de las personas. La tecnología deja de ser algo neutral y se convierte en algo complejo, con sus propias dinámicas; algo que exige grandes inversiones, por lo que termina estando al servicio de quienes costean los desarrollos tecnológicos, procurando, claro está, que beneficien sus intereses concretos, no los de la humanidad. Muy esquemáticamente, estos es lo que dice el discurso “oficial” sobre la tecnología, ocultando los problemas que está generando y los intereses concretos que está beneficiando:

  • Que es beneficiosa, salvo que se demuestre lo contrario.
  • Que es neutral.
  • Que no se puede parar.
  • Que gracias a la tecnología la historia va de peor a mejor.
  • Que traerá las soluciones adecuadas a los problemas.
  • Que es la principal suministradora de bienestar.

Ese discurso, aun siendo muy incorrecto, ha calado profundamente en la sociedad, lo que pone difícil elaborar alternativas. ¿Implica esto un pesimismo insuperable? Desde luego, la situación es espinosa y algo de eso se desprende desde mi punto de vista, del planteamiento de Cembranos. No obstante, defiende que es posible ofrecer alternativas que avancen hacia una tecnología más de acuerdo con una propuesta de sociedad sostenible y solidaria. En la búsqueda de esas alternativas, tal como exponen en su libro, esto es lo que plantea la sostenibilidad sobre la tecnología:

tecnologia-a-la-sostenibilidad

  • Que existen tecnologías que favorecen la sostenibilidad y tecnologías que la impiden.
  • Que la tecnología debe estar controlada por la comunidad antes que por el mercado.
  • Que no han de causar deterioros en la naturaleza y en la estructura social.
  • Que es necesaria una prudencia estructural. La tecnología tiene que demostrar su bondad y ausencia de perjuicios antes de ponerse en marcha.
  • Que las tecnologías hay que juzgarlas holísticamente.

Cuando afrontamos problemas, cuando tenemos que proponer soluciones, moralmente debemos tener en cuenta esos cinco criterios propuestos desde enfoques de la sostenibilidad.

Mander, J (1996) En ausencia de lo sagrado Palma de Mallorca, José J. de Olañeta Editor

Herrero, Y., Cembranos, F. y Pascual, P. (Coord.): Cambiar las gafas para mirar el mundo. Madrid, Libros en Acción, 2016 (3ª ed.). Para este resumen, he utilizado el Capítulo 4 tecnología v6.doc, La fe ciega en la tecnología

Si desea citar esta entrada

García Moriyòn, F.: ¿Qué puede aportar la tecnología a la sostenibilidad? en Niaia, consultado el 12/01/2017 en http://www.niaia.es/?p=1128&pre-view=true

Alexander_cuts_the_Gordian_Knot_Jean_Simon_Berthelemy

Los límites de la argumentación

En toda resolución de problemas es necesario y muy importante seguir un riguroso y cuidadoso proceso de argumentación. …

Using-Behavioral-Economics-To-Optimize-Pricing-at-Grocery

Errores y sesgos en la argumentación

En el tema que ha articulado el programa del Seminario Permanente de este Año, Falacias y sesgos en la argumentación …

liberal-conservative

Razonando bien y mal. (Incluso en cuestiones morales)

Antonio Palacios La cuestión de los problemas y sesgos en el razonamiento es una cuestión que ya es considerada en la mitología …