Autor: <span class="vcard">niaia</span>

cropped-sofistas3

Taller de argumentación moral

El diálogo sobre cuestiones morales es un recurso importante cuando nos proponemos abordar la educación en valores. Más en general, el diálogo socrático es una herramienta valiosa para generar una conciencia crítica, tanto cuando trabajamos con niños, como cuando llevamos diálogos con adultos.

El encuentro con otros puntos de vista, la confrontación de ideas y principios morales, el tener que justificar nuestro posicionamientos, todo ello hace que el diálogo sea un espacio en el que se descubren y adquieren valores como el respeto, la autonomía, la responsabilidad o la honestidad.

Distintos autores han propuesto diferentes modelos de cómo debe conducirse ese diálogo de inspiración socrática. Para nuestro taller partimos del marco teórico de Toulmin y tomamos como referentes las propuestas de tres autores: Leonard Nelson, David Bohm y Oscar Brenifier.

mapa conceptual toulmin

Nelson plantea la idea de una verdad establecida por consenso a través de un diálogo que ha seguido una serie de pasos marcados por el facilitador del diálogo. Para nuestro taller, tomaremos esta idea para mostrar una posible vía de trabajo cuando proponemos un trabajo crítico sobre un determinado problema moral.

Por su parte, David Bohm mantiene que, para que se dé verdaderamente un diálogo, se necesita una práctica prolongada en la que el grupo pueda aprender a pensar de forma cooperativa y crítica. Ya que no suelen darse las condiciones ideales que Bohm planteaba, tomaremos su propuesta con fines comparativos, para mostrar las diferencias entre el diálogo como actividad que se prolonga a lo largo del tiempo y un taller en el que contamos con una única sesión en la que la actividad debe ser mucho más dirigida.

Por último, Brenifier ha trabajado durante años en diferentes estrategias y dinámicas para facilitar un taller de práctica filosófica, que permiten generar una conciencia crítica en los participantes del diálogo, de forma que la filosofía, se convierte en una práctica que puede llevarse al aula para trabajar cualquier contenido desde una óptica crítica y autorreflexiva. De su propuesta tomaremos las herramientas para facilitar el taller y proponer un modelo de práctica docente en el que el profesor se convierte en guía y animador del trabajo.

modelo de toulmin

Un elemento común a las propuestas de estos tres autores es que el análisis y evaluación de los argumentos aducidos por los participantes es uno de los momentos centrales del trabajo. Si bien hay diferentes formas de enfrentarnos a esa tarea, en esta ocasión tomaremos el modelo planteado por Stephen Toulmin para reflexionar sobre su potencial a la hora de estructurar el trabajo argumentativo cuando nos estamos enfrentando a un problema moral.

Para la realización del taller, tomaremos un problema moral y trabajaremos sobre los argumentos ofrecidos para justificar las diferentes soluciones al problema, y comprobaremos en qué medida el trabajo sobre la estructura formal de los argumentos nos permite comprender los posibles fallos en la argumentación, así como evaluar la fuerza de los diferentes argumentos planteados.

La propuesta de taller que haremos durante esta sesión pretende servir como ejemplo de lo que podemos hacer en el aula, con alumnos, futuros maestros o profesores, para trabajar cualquier problema moral o, más en general, cualquier cuestión filosófica, de manera que no solo se aborden determinados contenidos, sino que, por la propia ejercitación que el taller plantea, sirva también para que se desarrollen el pensamiento crítico y los valores asociados al diálogo socrático como la honestidad, el rigor, la paciencia, el respeto, la responsabilidad, etc.

 

Referencias:
Bohm, D. (1997) Sobre el Diálogo. Barcelona: Kairós.
Brenifier, O. (2005) El diálogo en clase. Santa Cruz de Tenerife: Ediciones Idea.
Nelson, L. (2008) El Método Socrático. Cádiz: Hurqualya.
Toulmin, S. (2007) Los usos de la argumentación. Barcelona: Península

 

Si desea citar esta entrada

Sanz Fuentes, A. Taller de argumentación moral. En Niaia, consultado el 14/01/2018 en http://www.niaia.es/taller-de-argumentacion-moral/

estadísticas gráficos

Falacias y sesgos en estadística

En el mundo actual, una de las normas que se siguen es que aquello que no se puede medir no existe y de ahí que, cuando queremos tener conocimiento de diferentes situaciones sociales, se recurre al estudio de poblaciones, generalmente a través  de encuestas, de las que se extraen datos: el porcentaje de personas que votarían a un partido político , la media de horas de televisión al día… Estas son las “estadísticas”

No podemos dejar de mencionar el escepticismo que puede despertar una conclusión derivada de un resultado estadístico, con esa frase de “hay tres tipos de mentiras: mentiras, grandes mentiras y estadísticas” que popularizó Mark Twain atribuyéndola al político británico Benjamin Disraeli.

En alguna ocasión hemos podido oír cosas como «no dejes que los resultados te estropeen un buen artículo». No vamos a negar que el mundo sea como es y haya gente para todo; quien tenga reservas sobre las conclusiones o metodología de algún estudio, siempre puede hacer sus réplicas, que para eso se presentan los resultados de las investigaciones a la comunidad científica.

Estadística y cálculo de probabilidades

Sin embargo, la Estadística es una ciencia dotada de un método científico con un procedimiento riguroso que permite avanzar en el conocimiento y que va mas allá de ese producto que son las “estadísticas”  que en muchos casos están bastante denostadas.

La idea general es que esas estadísticas se pueden manipular y ponerse al servicio de determinados intereses y en cierta forma a veces es así, pero tratados los datos de forma rigurosa y en un contexto adecuado su validez no es discutible.

Una de las debilidades importantes podría ser nuestra formidable ignorancia y el uso deficiente que los humanos hacemos de la teoría de las probabilidades y de la estadística, como ha sugerido Stuart Sutherland.

Nos podemos plantear varias cuestiones:

  • ¿Qué diferencias existen entre la Estadística y las “estadísticas”?
  • ¿Son siempre subjetivas las presentaciones de resultados: tablas de frecuencias, gráficos…?
  • ¿Se puede extraer información diferente de los mismos datos?
  • ¿Es la ciencia, “neutral”?
  • Estudio de un caso concreto: indicadores de salud. ¿Cuáles conoce? ¿Cómo se calculan? ¿Cómo se eligen?

Este es el tema que abordaremos en la próxima sesión del Seminario Permanente: Falacias y sesgos en la argumentación moral. Martes, día 12 de diciembre, 16:30 a 18:00, Sala de Juntas, Facultad de Formación de Profesorado y Educación. UAM. Campus de Cantoblanco

guzman-el-bueno-throws-his-knife-at-the-siege-of-tarifa-salvador-martinez-cubells

Falsificaciones y conspiraciones

Las falsificaciones en la historia y las conspiraciones. Una visión pesimista de los usos de la historia

David Seiz Rodrigo. Doctor en Historia.

Profesor de Geografía e Historia. IES Pintor Antonio López

 

El término “historia” tiene una doble acepción en nuestro idioma. La narración y la disciplina se confunden y no sólo en la raíz del concepto, también en su práctica. Desde sus inicios la Historia ha pretendido ser fiel a los hechos, dar testimonio de lo ocurrido e intentar aclarar los factores diversos y complejos que afectan al devenir de las sociedades. Sin embargo, la historia ha sido un relato siempre, un relato que se ha detenido en biografías excelentes, acontecimientos destacados y narraciones más o menos alambicadas sobre el pasado que han contribuido a crear identidades, moralizar y establecer una relación entre nuestros antepasados y nosotros. Aquí la historia ganó su valor social, se hizo un hueco en las escuelas, llenó museos y sirvió de marco a otras narrativas así mismas llamadas históricas y que como espejo de aquella buscaron, si no la verdad histórica más completa, al menos la mayor verosimilitud.

Conspiracion forges

La historia como relato, como construcción, ha sido por ello fácil campo para la ensoñación e incluso la falsificación, que buscando eco en el pasado han tratado de justificar el presente. Toda falsificación histórica parte de la simplificación de una realidad que por compleja suele ser difícilmente aprehensible y también difícil de memorizar. Por ello cuando la historia trata de torcerse en favor de las demandas del hoy lo hace acudiendo a esquematizaciones, variadas formas de presentismo y por supuesto a teorías más o menos elaboradas de corte conspiratorio. Ante la dificultad de explicar algo, ante la difícil tarea de estudiar todas las posibilidades y todos los factores, la conspiración sirve para avanzar sin dificultad sobre la base sólida de alguna enemistad jurada o alguna perversa maquinación.

De nuevo el relato supera a la realidad y la firmeza con la que las conspiraciones nos desvelan la pretendida realidad, desde lo razonable y lo creíble, superan siempre cualquier test de realidad. Afirmaba George Simmel que confundíamos a menudo el que algunas cuestiones importantes fueran secretas con que todo lo secreto fuera importante. Para el falseamiento de la realidad que promueven las teorías conspiratorias, todo lo secreto, todo lo desconocido, todo lo que no comprendemos por su complejidad, puede resolverse a partir de una serie de instrucciones ocultas, manejos turbios y secretos conciliábulos donde se decide la suerte de la sociedad.

El catálogo de conspiraciones es tan largo como larga es la historia y nos ayudan a entender el peso que las sociedades otorgan a la historia. El modo en el que la historia escapa de los historiadores – mucho menos proclives a tales elucubraciones de corte omnicomprensivo – y atrapa a las sociedades que consumen historia en busca de relatos de justificación.  La conspiración tiene la virtud de concentrar la responsabilidad y apartarla de nosotros. Por ello las sociedades las han utilizado con profusión, ante las contradicciones de una sociedad y sus conflictos ¿Qué mejor cemento que la prueba de ser objeto de alguna perversa maquinación?

Documental conspiraciones

En este punto conviene revisar nuestra tarea de historiadores; ciertamente la historia ha tratado siempre de cargarse de razones científicas, sin embargo, las sociedades que se han servido de ella han preferido utilizarla de un modo mucho menos estricto. Entre la complejidad del relato científico de la historia académica, compleja en sus múltiples referencias, difícil de seguir por la multiplicidad de fuentes y los contrastes entre ellas, las sociedades han preferido una respuesta más concreta y un juicio más claro. Quienes de un modo u otro – en la investigación o en la enseñanza – nos dedicamos a la historia nos enfrentamos a preguntas que suelen buscar una respuesta tajante y clara que muchos somos incapaces de ofrecer ya sea por oficio o talante. Evidentemente el brillo de una buena conspiración o una falsaria simplificación tienen mucho más éxito entre quienes pretenden que la evolución de las sociedades y el acontecer histórico se reduzca a términos más concisos.

Sin duda el relato triunfa sobre la historia científica, la creación de relatos histórico para su consumo social han sido labores de la historia desde sus orígenes. No sólo en términos de creación de identidades o de memorias, también en términos de educación cultural, de recreación de mitos y de mero entretenimiento con cierto brillo cultural. La novela histórica triunfa en nuestro tiempo y para muchos ciudadanos es fuente de conocimiento histórico de primer nivel. El cine y las series de corte histórico son seguidas por millones de espectadores que saben más de los Reyes Católicos por las peripecias de los protagonistas de una serie, que por la lectura de complejos manuales universitarios. A través de estas fuentes, a veces se perpetúan relatos legendarios que abundan en los que la propia escuela promueve desde la infancia. Entre estos mimbres esquemáticos, se cuelan las conspiraciones y todo tipo de falsificaciones con la extraña virtud de explicar las cosas de modo más sencillo y mucho más creíble que la multicausalidad a la que acudimos los historiadores.

¿Cómo escapar a esta realidad paralela? Los historiadores, precisamente por el uso que de la historia se hace, tenemos una difícil tarea. Ciertamente desmontar mitos y relatos inciertos parece la primera obligación de nuestro oficio, pero despojada de su magia, de las virtudes tranquilizadoras de los relatos fundacionales e identitarios. ¿Para qué serviría la historia? ¿Nos sería útil una historia que acabara por ofrecer más preguntas que respuestas? ¿Más incertidumbres que certezas? ¿Queremos una historia que nos acabe por mostrar que el pasado se parece demasiado al presente? ¿Que es igualmente complejo, que está sujeto a las mismas pasiones y excesos? ¿Que no hay más grandeza o gloria que en nuestro presente?

Hombre-Piltdown1

Al final no podemos sustraernos al hecho de que para nuestro mal y vergüenza, gocen de más crédito las mitificaciones y las teorías conspirativas que las sosegadas reflexiones de la historiografía. Quizás no busquemos la verdad en la historia, sino una historia que nos sirva para sostener nuestra verdad, y la verdad es que no resulta muy tranquilizador llegar a una conclusión como esta. Tendremos que hablarlo…, y para ello se pensó este conversatorio.

Completar la lectura: Las falsificaciones en la historia

Si desea citar esta entrada

David Seiz Rodrigo: Las falsificaciones en la historia y las conspiraciones  http://www.niaia.es/?p=1288&preview=true

correlation-causation-comic

Seminario Permanente de Niaiá. Curso 2017-2018

Sesgos y falacias en la argumentación moral:

Los actuales debates políticos, y no solo políticos, están ofreciendo un buen abanico de argumentaciones plagadas de falacias y sesgos que invalidan la propia argumentación, pero no le restan en absoluto eficacia persuasiva. La resolución de los problemas morales y el comportamiento moral, para ser tal, necesitan estar bien argumentados, pues solo así podremos considerar que un comportamiento moral está justificado. Proliferan, sin embargo, multitud de falacias que invalidan el proceso de argumentación y justificación. Abordar este amplio campo es importante y lo haremos este curso en 8 sesiones con los siguientes temas. Todas ellas serán en martes, de 16:00 a 17:30   Este es el programa completo

10 octubre: El papel de la razón en el comportamiento moral, una introducción general. El objetivo es, fundamentalmente, exponer la importancia del razonamiento en el comportamiento moral, así como la dificultad que conlleva razonar de forma válida y fundamentada. Coordina y presenta Félix García Moriyón

Falacias convincentes

Lo malo de las falacias es que tienen apariencia de normalidad.
¡Hay que entrenarse para detectarlas! A veces cuesta verlas. http://falacias.escepticos.es/

14 de noviembre (Conversatorio de Otoño). Las teorías conspiratorias. A lo largo de las historia y en la actualidad, las conspiraciones han gozado de gran aceptación, pero al mismo tiempo con frecuencia son un modo de ofrecer una imagen sesgada de la realidad que “justifique” un determinado comportamiento.  Coordina y prepara el tema, David Seiz Rodrigo

12 de diciembre. El papel de la estadística y las probabilidades. La estadística y el cálculo de probabilidades desempeñan un papel importante en la resolución de problemas morales. Son, sin embargo, frecuentes los errores y falacias en el uso que se hace de ambas. Coordina y prepara el tema, Teresa Sanz

16 de enero. Taller de argumentación moral. Siguiendo en parte el marco teórico de Toulmin, realizaremos un taller de argumentación moral que permitirá profundizar en los recursos para argumentar bien, evitando sesgos y falacias que dificultan la solución de los problemas. Coordina y presenta Ana Sanz

13 de febrero. Conversatorio de Invierno. Las virtudes argumentativas. En los procesos de argumentación moral desempeñan un importante papel algunas virtudes: cordialidad, coraje, voluntad de verdad… Cultivar y cuidar esas virtudes contribuye a mejorar la argumentación. Coordina y presenta: José Ángel Gascón.

13 de marzo. Análisis psicológico de los errores y sesgos en la argumentación. Algunos errores son especialmente recurrentes. Unas, como la racionalización o la proyección, han sido estudiadas por el psicoanálisis. Otras son bien conocidas por la psicología de la cognición, como los procesos de atribución. Y otras de la retórica clásica. Coordina y presenta, María Rodríguez Moneo.

el-yo-y-los-mecanismos-de-defensa-2-638

10 de abril. Los límites de la argumentación. Si bien razonar es fundamental, la acción exige a veces abreviar los procesos o incluso dejarlos en suspenso para actuar; hay un tiempo para argumentar y razonar y un tiempo para actuar. El nudo gordiano, como anécdota alegórica, o la preponderancia de la voluntad, que solo después de la acción recurre a la razón para justificar la decisión tomada, son ejemplos de esos límites. Coordina y presenta Nacho García

8 de mayo. Conversatorio de Primavera. El asesoramiento filosófico. Esta práctica filosófica contribuye a afrontar los sesgos perceptivos y las carencias de la argumentación que bloquean a algunas personas, para ayudarles a tener una visión clara y objetiva de los problemas y encontrar respuestas a los mimos. Coordina y presenta, Lucía Sainz

estudio-de-caso_Las_intevenciones_humanitarias

¿Es legítimo utilizar la violencia para frenar la violencia?

El martes día 23 de mayo, de  16:00 a 17:30, celebramos la sesión del Seminario Permanente  de Investigación en la Sala de Grados de la Facultad de Formación del Profesorado (UAM Campus Cantoblanco)

En un mundo globalizado es cada vez más frecuente que se entienda esta globalización como marco conceptual que legitima las intervenciones, normalmente de los más poderosos, en cualquier lugar del mundo. Estas intervenciones suelen ser de carácter violento, justificando esta violencia como necesaria para minimizar una violencia mayor.

Dirige la sesión: Nacho García Pedraza. Responsable de formación en Novact, Instituto Internacional para la Acción no violenta.

 

cropped-sofistas3

Taller de argumentación moral

El diálogo sobre cuestiones morales es un recurso importante cuando nos proponemos abordar la educación en valores. Más …

Donde_los_malos_no_llegan_-_panoramio (2)

La complejidad social de la conducta moral

Es un esquema de mi aportación al Seminario Ética Experimental en Campus Puerta de Toledo, Universidad Carlos III Madrid, …

estadísticas gráficos

Falacias y sesgos en estadística

En el mundo actual, una de las normas que se siguen es que aquello que no se puede medir no existe y de ahí que, cuando …